El Tren de Sóller: un viaje en el tiempo…

Tren de Soller

El tren lleva a los pasajeros a un viaje hasta el siglo XIX, gracias al aspecto y características del tren que permanecen casi idénticas a como fueron siglos atrás.

Un poco de historia…

El Tren de Sóller fue inaugurado en 1912, dando a los habitantes de Sóller una nueva vía para salir del valle, mucho más rápida y cómoda comparada con las que había antes. Hasta ese momento, sólo podían salir por mar o en carros que viajaban a través de caminos estrechos e interminables durante horas…

Relato del trayecto

A lo largo de su ruta, el Tren de Sóller cruza los más bonitos y característicos escenarios y paisajes de la isla, extensos campos de almendros, algarrobos y olivos, además de otros tipos de vegetación típica de la tierra.

La primera parte del viaje es prácticamente recta, hasta que empieza a adentrarse en las primeras montañas, momento en que la línea se va tornando curva, los puentes y los primeros túneles empiezan a ser habituales compañeros de viaje.
Los pasajeros pueden contemplar preciosas vistas de las montañas mallorquinas y sus típicas construcciones, como por ejemplo, “ses marjades” o “construccions de paret seca”.

La parte final del viaje, los últimos 10 kilómetros, el tren parece en ocasiones torcerse hasta volcar.
Hay momentos de luz y otros de oscuridad y el tren atraviesa entonces el túnel más largo del viaje (2.856 metros) que fue excavado en menos de 3 años.

Al llegar a Sóller, saliendo de la estación, se encuentra la primera parada del tranvía que lleva al “Port de Soller”.

Los viajeros pueden continuar su viaje al pasado ya que el tranvía también se conserva como antaño. Hay un total de 18 paradas durante el viaje del tranvía, las dos primeras se encuentran dentro del pueblo de Sóller, las siguientes están entre el pueblo y el “Port” y las últimas están situadas a lo largo de la costa hasta llegar al final del trayecto.

No es sólo un pueblo al que llega el tren, Sóller es una preciosa ciudad que se encuentra en un espectacular y frondoso valle.
En Sóller se puede pasear y disfrutar de la arquitectura de sus casas, que data en algunos casos del siglo XIV, así como visitar un gran número de construcciones modernistas.
La Iglesia de “Sant Bartomeu”, localizada en la “Plaça de la Constitució”, justo al lado del banco alojado en la casa con el nombre de “Ca’n Prunera” en la calle de “Sa Lluna”, así como la mayoría de las casas de la “Gran Via”.
Los Jardines Botánicos que albergan plantas autóctonas de la isla de Mallorca y la heladería “Fet a Sóller – Sa Fàbrica de Gelats”, por la que pasa el tranvía, también son visitas recomendadas.
Y volviendo al tranvía, una vez hemos llegado a la última parada, nos encontramos ante “Sa Posada de l’Artesà” que mantiene su aspecto original. Cuando el viajero baja del tranvía, puede disfrutar de las fantásticas vistas de las playas, los bañistas y los barcos pesqueros.

Información práctica:

Para encontrar el horario y los precios del Tren de Sóller y el tranvía, se puede visitar la página web del Tren de Sóller

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s