Paisaje cultural

La Serra de Tramuntana, ya como candidata oficial española, son muy importantes sus cualidades naturales, el informe técnico presentado por el Consell y el apoyo popular, siendo en este último donde todos podemos poner nuestro granito de arena, para formar una montaña.

Desde los orígenes del turismo, el Paisaje ha sido uno de sus principales factores de desarrollo, por ello analizar el paisaje cultural como resultado de la actividad humana que lo creó y cómo este recurso, entendido como elemento de bienestar, debe ser considerado en toda política de ordenación territorial y desarrollo turístico, ya que el paisaje es por supuesto clave en la atracción de flujos turísticos y degradarlo es un suicidio.

Es entonces cuando el paisaje se debe de analizar para un turismo de calidad, al que es imposible llegar sin una ordenación del territorio, ya que el turismo se entiende como una actividad esencial para la vida en general, debido a sus efectos directos sobre los sectores sociales, culturales, educativos, económicos y medioambientales de las sociedades de todo el mundo, de ahí que analizando el paisaje, se puede ver el alcance y las huellas de las sociedades del pasado y del presente, factores culturales, demográficos, sociales, ecológicos, etc., que determinaron  sus resultados ayudando a entender y a disfrutar los paisajes de hoy, siendo uno de los objetivos analizarlos desde el punto de vista socio-natural y en consecuencia la construcción de los paisajes culturales.

También hemos y estamos viendo una creciente concienciación de los problemas ambientales, en sus efectos nocivos y la calidad de vida de sus habitantes, por ello hoy en día crear ciudades o paisajes culturales debe responder a las condiciones propias del territorio y a una actitud de “reconciliación” con los ritmos ecológicos, en el uso de la energía y recursos naturales, como también en la generación de residuos.

La conexión entre percibir, conocer y actuar son inseparables e insustituibles en la construcción social del paisaje.

Cada paisaje constituye un universo en sí mismo, por quien lo percibe, vive, sufre y trabaja, con diferentes escalas temporales y espaciales. De esta manera, cada factor, elemento o proceso del paisaje (humano y no humano), constituye una letra que, junto con las demás, nos ofrece el conocer de su condición compleja y cambiante.

Es necesario promover aún más la todos los esfuerzos y oportunidades de colaboración, relacionados con la conservación de los paisajes culturales, como la propuesta de la Convención Europea de Paisajes y otros instrumentos jurídicos europeos, ya que para crear nuevos productos turísticos, los paisajes culturales juegan un papel relevante, porque constituyen la expresión de la memoria, de la identidad de una región, identidad como proyecto abierto que se puede enriquecer sucesivamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s