Archivo de la categoría: Lugares emblematicos

El Archiduque Luís Salvador y su interés por la Sierra de Tramuntana

El 4 de agosto de 1847, Luís Salvador de Habsburgo-Lorena y Borbón (1847-1915) nacía en el palacio Pitti de Florencia. Era hijo de los Grandes Duques de la Toscana: Leopoldo II (1797-1870)y Maria Antonietta de Borbón (1814-1898).El Archiduque se crió en Florencia, hasta que, en 1859, el Gran Ducado se incorporó al nuevo reino de Italia. Los Grandes Duques tuvieron que exiliarse, por éso la adolescencia de Luís Salvador transcurrió en las tierras del imperio Austro-Húngaro, donde estudió derecho, filosofía y ciencias naturales.Desde muy joven comenzó a viajar y a escribir sobre sus viajes.

El Archiduque vino por primera vez a la isla en 1867, con sólo veinte años. Venía con la idea de hacer un trabajo sobre el archipiélago, que se convertiría en su mejor obra: Die Balearen.

La situación política española no le permitió volver hasta 1871, iniciando una estancia que sería transcendental para el Archiduque. En enero de 1872 compraba Miramar, a la que seguirían Son Galcerán (1875), Son Marroig (1877), Son Moragues (1882), Son Ferrandell (1890), Son Gual (1894), Son Gallard (1896), sa Font Figuera (1898), sa Pedrissa (1898), Can Costa (1901) y muchas pequeñas parcelas. La superficie total de estas tierras, el Miramar del Archiduque, era de 1.685 ha.Pronto emprendió grandes obras de mejora de todo el territorio: la restauración de Miramar, la ampliación de Son Marroig, la construcción de s’Estaca, el acondicionamiento de la hospedería. Además, construyó más de cuarenta miradores, tres capillas y una docena de poyos y merenderos, unidos por una red de caminos. Las tierras del Archiduque estaban abiertas a todo el mundo. Para favorecer la visita, Luís Salvador abrió la hospedería donde se daba cobijo gratuito durante tres días y escribió una guía de visita: Indicaciones a los que visitan Miramar.

Mirador d’es Galliner en Son Marroig

Descripción de la Sierra de Tramuntana

Si teneis la intención de visitar Mallorca, no os quedeis sólo en las playas, las cuales son maravillosas, sino también disfrutar de nuestra querida sierra de Tramuntana. De ahí que los días necesarios para conocer la isla sean de 10 días aproximadamente, pero antes es conveniente que os informeis de lo que podeis ver, así como cuál es la comida tipica, su cultura, paisajes, etc., etc., y desde aquí os estamos y estaremos enseñando las visitas imprescindibles en la sierra de tramuntana, siendo que la misma tiene un longitud aproximada de 90 kilómetros, desde el cabo de Formentor al cabo de Sa Mola en Andratx.

El litoral de la Sierra de Tramuntana está compuesto de unos pronunciados acantilados y con pocas calas, con una composición geológica modelada en su mayoria por roca cárstico, con una presencia importante de roca calcárea erosionada por los efectos del tiempo y el agua. Esto da lugar a profundos torrentes, como el de Torrente de Pareis, llegando a tener 200 m de altura, en el lugar conocido como la Fosca:

La vegetación está compuesta por especies endémicas (propias de la isla), como por ejemplo el carrascal de montaña, el cual crece en las zonas más elevadas y en las zonas más bajas podemos encuentran los encinares, aunque estos últimos han sufrido mucho debido al explotación del hombre, a la vez que muchos de ellos han sido sustituidos por pinos.

La fauna, está compusta por diversos tipos destacando, los mamíferos como la cabra y la oveja, que ayudan a mantener la vegetación y sirven de alimento a los buitres negros. Por otra parte se encuentran la marta, la jineta y la comadreja. En cuanto a aves son muchas las que habitan la Sierra de Tramuntana y también aves migratorias, de todas ellas destacan las aves rapaces, como el águila pescadora o el halcón marino. También hay anfibios como El ferreret siendo un anfibio minúsculo, existiendo una reducida población habitando en charcas y torrentes de las zonas menos accesibles de la Sierra de Tramuntana

El hombre ha vivido en los parajes de la Sierra de Tramuntana desde la prehistoria, de ahí que como testimonio de dicha vida, hayan quedado huellas del aprovechamiento de sus recursos, existiendo aún innumerables elementos de un alto valor etnológico, como los bancales donde mayoritariamente se han cultivado olivos, carboneras, casas de nieve para el aprovechamiento del hielo, hornos de cal y numerosos caminos los cuales hoy son aprovechados por los excursionistas, donde desde los mismos podemos disfrutar de los paisajes más espectaculares de Mallorca, con el mar siempre  presente. Las tierra estas distribuidas en grandes fincas donde tradicionalmente pertenecian a las aristocracia y familias acomodadas mallorquinas, aunque en la actualidad algunas fincas son de titularidad pública.

También quisiera que si venis a Mallorca, no dejeis de visitar los pueblos de la Sierra:

Andratx, Banyalbufar, BuñolaDeià, Escorca, Esporles, Estellencs, Fornalutx, Mancor de la Vall, Pollensa, Puigpunyent, Selva, Sóller y Valldemossa y una superficie destacable de los términos municipales de Alaró, AlcúdiaCalvià, Campanet, Lloseta, Palma de Mallorca y Santa Maria del Camí

.

Valldemossa

Valldemossa

Valldemosa es una visita obligada cuando se viene a Mallorca, es increíble que en un lugar tan conocido por el sol y playa podamos encontrar un lugar con tanto carácter como Valldemosa. Valldemosa es conocida porque Chopin y George Sand pasaron un invierno alli y George escribió su libro Un Invierno en Mallorca.

Pero siglos antes ya había sido elegido como lugar de veraneo del rey Jaime II él allí construyó su palacio de verano que aún se puede visitar. El Palau del Rei Sanç está integrado dentro del complejo de la cartuja y con la misma entrada de la cartuja también se puede visitar. Es el lugar real que está en mejor estado y que reproduce mejor cómo era la corte del reino de Mallorca.

También muchas familias nobles se instalaron allí para pasar el verano que allí ya que es un lugar muy fresco.

Lo más importante de Valldemosa es la cartuja que es donde George Sand y Chopin pasaron el invierno y en la Cartuja las celdas de Chopin.

La cartuja tiene una gran colección de grabados, mapas y óleos todos ellos restaurados. Muchos grabados de allí son bastante raros y todos los óleos están restaurados. Las pinturas individualmente no tienen gran valor individualmente, pero sí la colección completa.

En la cartuja el visitante también podrá disfrutar de un concierto.

Para terminar la visita a Valldemosa el visitante puede visitar la casa de la Santa Catalina Tomás que fue la primera santa de Mallorca, actualmente su casa donde nació está convertida en una pequeña capilla, también el visitante debe comprar las típicas cocas de patata.

Por todo esto la Sierra de Tramuntana tiene que ser patrimonio de la humanidad.

Sa Dragonera: El islote de la serra

Sa Dragonera

Sa Dragonera es un islote que se encuentra en el suroeste de Mallorca
que se considera parte de la Serra de Tramuntana, separada de la isla de Mallorca por el Canal des Freu, de unos 780 metros de ancho.
Actualmente, el islote es propiedad del Consell Insular de Mallorca que la declaró Parque Natural en 1995.

Sa Dragonera tiene relieves muy pronunciados que forman espectaculares acantilados verticales, como también cuevas y pequeñas calas.

La vegetación del islote está formada por arbustos ya en los años 30 su pinar fue cortado por los antiguos propietarios En los acantilados vemos plantas no muy frecuentes en el resto de la isla, ya que los animales no pueden comérselas al ser inaccesibles para ellos, principalmente flores como la col borda, la manzanilla bastarda o la violeta de peñal.

Se trata También de un lugar estratégico para la migración de las aves, en Sa Dragonera se pueden encontrar colonias de aves marinas y rapaces, si se visita en otoño se puede disfrutar de ello. También es muy abundante una subespecie de lagartija endémica de Sa Dragonera, de hecho, el islote fue bautizado así en honor a la multitud de estas lagartijas que habitan en la isla, ya que se las conoce como dragons (dragones).

Excursiones propuestas

Opción 1: Excursión a los Faros de Llebeig y Tramuntana
Siguiendo el camino asfaltado que cruza el islote se puede disfrutar de la vista Trapa y Cala Basset en Mallorca

Opción 2: Subida al Faro de Na Pòpia para disfrutar de las vistas espectaculares de sus acantilados por un camino de piedra.

Más información
Parc Natural de Sa Dragonera. Sant Elm. Andratx. Tel. 971 18 06 32.

Turismo en España – Parque Natural de Sa Dragonera

Portal oficial de información turística de las Illes Balears – Parques Naturales de Mallorca

El Tren de Sóller: un viaje en el tiempo…

Tren de Soller

El tren lleva a los pasajeros a un viaje hasta el siglo XIX, gracias al aspecto y características del tren que permanecen casi idénticas a como fueron siglos atrás.

Un poco de historia…

El Tren de Sóller fue inaugurado en 1912, dando a los habitantes de Sóller una nueva vía para salir del valle, mucho más rápida y cómoda comparada con las que había antes. Hasta ese momento, sólo podían salir por mar o en carros que viajaban a través de caminos estrechos e interminables durante horas…

Relato del trayecto

A lo largo de su ruta, el Tren de Sóller cruza los más bonitos y característicos escenarios y paisajes de la isla, extensos campos de almendros, algarrobos y olivos, además de otros tipos de vegetación típica de la tierra.

La primera parte del viaje es prácticamente recta, hasta que empieza a adentrarse en las primeras montañas, momento en que la línea se va tornando curva, los puentes y los primeros túneles empiezan a ser habituales compañeros de viaje.
Los pasajeros pueden contemplar preciosas vistas de las montañas mallorquinas y sus típicas construcciones, como por ejemplo, “ses marjades” o “construccions de paret seca”.

La parte final del viaje, los últimos 10 kilómetros, el tren parece en ocasiones torcerse hasta volcar.
Hay momentos de luz y otros de oscuridad y el tren atraviesa entonces el túnel más largo del viaje (2.856 metros) que fue excavado en menos de 3 años.

Al llegar a Sóller, saliendo de la estación, se encuentra la primera parada del tranvía que lleva al “Port de Soller”.

Los viajeros pueden continuar su viaje al pasado ya que el tranvía también se conserva como antaño. Hay un total de 18 paradas durante el viaje del tranvía, las dos primeras se encuentran dentro del pueblo de Sóller, las siguientes están entre el pueblo y el “Port” y las últimas están situadas a lo largo de la costa hasta llegar al final del trayecto.

No es sólo un pueblo al que llega el tren, Sóller es una preciosa ciudad que se encuentra en un espectacular y frondoso valle.
En Sóller se puede pasear y disfrutar de la arquitectura de sus casas, que data en algunos casos del siglo XIV, así como visitar un gran número de construcciones modernistas.
La Iglesia de “Sant Bartomeu”, localizada en la “Plaça de la Constitució”, justo al lado del banco alojado en la casa con el nombre de “Ca’n Prunera” en la calle de “Sa Lluna”, así como la mayoría de las casas de la “Gran Via”.
Los Jardines Botánicos que albergan plantas autóctonas de la isla de Mallorca y la heladería “Fet a Sóller – Sa Fàbrica de Gelats”, por la que pasa el tranvía, también son visitas recomendadas.
Y volviendo al tranvía, una vez hemos llegado a la última parada, nos encontramos ante “Sa Posada de l’Artesà” que mantiene su aspecto original. Cuando el viajero baja del tranvía, puede disfrutar de las fantásticas vistas de las playas, los bañistas y los barcos pesqueros.

Información práctica:

Para encontrar el horario y los precios del Tren de Sóller y el tranvía, se puede visitar la página web del Tren de Sóller

Fornalutx

Fornalutx

Fornalutx es un pequeño pueblo de la Sierra de Tramuntana, que parece no estar en Mallorca, está rodeado de naturaleza y de tranquilidad en medio de la sierra de Tramuntana. El pueblo es muy pequeño y solo cuenta con 500 habitantes, todas las casas están hechas de piedra y en el centro del pueblo hay una torre defensiva que se utiliza como ayuntamiento.

Sus primeros descubridores fueron los británicos que llegaron allí hace sesenta años pero como no, hace diez años los alemanes llegaron allí y también se instalaron.
El pueblo está al lado del puerto de Soller y cuenta con una pequeña cala, desde el pueblo no se ve el mar, pero sí está rodeado de montañas.

Actualmente es muy fácil llegar ahí gracias al Túnel de Soller, pero durante siglos estuvo aislado del exterior lo que hace que el pueblo haya podido mantener todo su carácter.

A pesar de lo rústico del lugar, Fornalutx tiene todas las comodidades de la vida moderna, farmacia, cuatro hoteles de lujo, centro médico e instalaciones deportivas además de estar comunicado con autobús aunque sus habitantes prefieren viajar en coche.

Deia, Llucalcari y Cala Deia

cala deia

Deià, Llucalcari y Cala Deià son tres lugares perfectos para el visitante que busca la calma. Por la belleza mediterránea incalculable, el aire limpio, el mar azul y las montañas de la mágica “Serra de Tramuntana” besando la orilla del mar, este enclave de la “Costa Nord” s eha convertido en un lugar de peregrinación de un sinfín de artistas que llegaron allí guiados por el influjo que sedujo al escritor Robert Graves, reconocido hoy como un habitante del pueblo de Deià más, por su gran aportación a este lugar del mediterráneo.

El pintor Gertude Stein decia “Si puedes soportar el paraiso, ven a Mallorca”. Acompañada de un joven escritor promesa de la literatura, Robert Graves. Graves y su familia se mudaron a la isla en 1932. Si Stein consideraba Mallorca el paraíso, para Graves Deià era el Edén. Al llegar a Deià, el escritor compró la finca de “Ca’n Alluny”, de lugar que ya no abandonaria. Allí escribió su conocida novela “Yo Claudio” y fue visitado por grandes estrellas de cine como Ava Gadner que en definitiva convirtió a Deià en un centro cultural en el cual, con el tiempo, llegaron otras grandes estrellas del cine, como Michael Douglas, músicos como Michael Oldfield, Sting, aristócratas como Lady Di, etc… Si algo tiene Deià y toda la zona de la “Costa Nord”, es que conserva prácticamente intacta su belleza con orgullo y afán por mantener su aspecto.

Para llegar a Llucalcari, deberás atravesar el núcleo urbano de Deià, por el cual recomendamos un paseo, y transcurridos unos tres kilómetros encontrarás un desvío a mano derecha. Por allí se accede a Llucalcari, desde donde podrá llegar a pie a Cala Deià y bañarse en sus cristalinas aguas y gozar de pescado del día en el pequeño restaurante “Ca’s Patró March”, en un ambiente muy marinero y sencillo que no estropea para nada la belleza de la cala, al contrario, la dota de más encanto.

Llucalcari se encuentra muy cerca de la casa de Robert Graves(“Ca n’Alluny”). Se trata de un pequeño pueblo de no más de 20 o 30 casas antiguas. A Llucalcari se lo conoce también como la calle repleta de higueras, buganvillas, cipreses y palmeras que se asoman entre casas mediterráneas y persianas verdes con vistas al mar…

En Llucalcari se puede ver una flecha pintada, ésta indica el camino entre las típicas paredes de piedra, que indican el mar. Desde alli llegaremos a “Es canyaret”, una pequeñísima cala contigua a “Cala Deià”, donde podrás gozar de una veta de agua dulce procedente de la montaña. Tanto esta calita como Llucalcari, conforman un lugar mágico, un rincón especial, dentro de la “Serra de Tramuntana”.